A)EL PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMAexternal image Investigacion%20Cientifica.png
Consiste en afinar y estructurar más formalmente y con conocimiento la idea a investigar, para lo cual se debe tener en cuenta que el problema debe expresar una relación entre variables; debe ser formulado claramente y sin ambigüedad, en forma de pregunta y ser posible de observar.
Es necesario considerar algunas preguntas como: ¿Qué ocasiona...? ¿Qué influye sobre...? ¿Cuáles son las características asociadas con ...? ¿Cuál es la relación entre...? ¿Qué diferencia existe entre...? ¿Qué factores contribuyen a...?

Una vez planteado el problema a investigar surge la necesidad de tener en cuenta cuatro criterios para evaluarlo. Ellos son: la importancia, la posibilidad de ser investigado, la viabilidad y el interés del investigador.

En relación a la importancia del problema, se debe considerar la contribución de forma significativa al cuerpo de conocimiento de la disciplina en cuestión. Para ello es necesario plantearse las siguientes preguntas:

-¿Es importante el problema para la disciplina?
-¿Los conocimientos que se obtengan beneficiaran a los pacientes y/o clientes?
-¿Los resultados obtenibles son aplicables a la práctica o tienen relevancia teórica?
-¿Contribuirá el estudio a modificar o formular políticas asistenciales?
En cuanto a la posibilidad que el problema sea investigado, debemos formularnos las siguientes preguntas: -¿Cuál es la actitud de las personas involucradas frente al problema planteado?
-¿Es posible obtener la información requerida para dar respuesta al problema planteado?
-¿Se pueden medir las variables con precisión?
En lo que dice relación con la viabilidad del problema, se debe considerar el tiempo programado para el estudio del problema. Además se debe contar con la colaboración de las personas con las características que se desea investigar y con la cooperación de terceros (padres, tutores, instituciones, y otros). Los recursos materiales, como instalaciones y equipos y costos necesarios para la investigación, deben ser considerados desde el inicio de la elección del problema de investigación. No son menos importantes las consideraciones éticas si se trabaja con seres humanos o animales. El interés del investigador es fundamental para el éxito del estudio, ya que si el autor no encuentra atractivo o estimulante el problema desde las primeras fases del estudio, tarde o temprano se arrepentirá de su elección. En la formulación del problema deben existir tres elementos indispensables y que se relacionan entre sí: -Objetivo que persigue la investigación.
-Desarrollo de las preguntas de investigación.
-Justificación del estudio y su viabilidad.

De los objetivosSe refieren a los aspectos del problema que deben ser estudiados o los resultados que se pretende obtener.
Son las guías del estudio y deben estar presentes en todo el desarrollo de la investigación, debiendo ser congruentes entre sí. Deben ser expresados con claridad, directos y medibles, para que permitan guiar el proceso de investigación, siendo susceptibles de ser alcanzados. Deben ser enunciados en infinitivo y no menos de uno y no más de tres. Los objetivos se alimentan de las variables, debiendo estar descritas antes.
Dentro del proceso de investigación, la formulación de objetivos, nos permitirá: orientar las demás fases del proceso de investigación, determinar los límites y la amplitud del estudio, definir las etapas que requiere el estudio y situar el estudio dentro de un contexto general.
Del desarrollo de las preguntas de investigaciónAdemás de definir los objetivos de la investigación, es necesario plantear el problema que se estudiará, a través de una o varias preguntas, lo que permitirá presentar el problema más directamente y resumir lo que será la investigación. Las preguntas no deben utilizar términos ambiguos, ni abstractos, deben ser redactadas en forma específica, que representen ideas iniciales que más adelante se refinan y precisan, para que guíen el inicio del estudio. Muchas veces lo más difícil es identificar un buen problema y hacerse preguntas relevantes respecto al mismo. Lo más común es que en un comienzo no se tenga claro un problema, sino que sea más general, lo que denominamos área o tema a investigar, del cual surge el problema específico. Un problema es una brecha entre una realidad o un aspecto de ella y un valor o deseo de cómo debe ser esa realidad para un determinado observador, sea éste individual o colectivo. Para la definición del problema es útil revisar datos existentes sobre él, hacer una revisión preliminar de la literatura, consultar a otros investigadores o profesionales, lo que nos va a permitir identificar cuáles son los vacíos en el conocimiento y por lo tanto cuál es la pregunta que debemos hacer. La forma de expresar varía según diversos autores. Kerlinger plantea los siguientes criterios: debe expresar una relación de variables, debe formularse en forma de pregunta, debe posibilitar la prueba empírica de las variables, debe expresarse en una dimensión témporo-espacial y debe definir la población objeto de estudio.
De la justificación del estudio y su viabilidad
Una investigación puede ser conveniente porque ayuda a resolver un problema social o construir una nueva teoría. Para ello debemos preguntarnos: ¿Qué tan conveniente es la investigación? ¿Para qué sirve? ¿Cuál es su trascendencia? ¿Quiénes se beneficiarán? ¿Ayudará a resolver algún problema práctico? ¿Se aportará al conocimiento? ¿Tendrá algún aporte a la tecnología?
Si las respuestas en estas preguntas son claras, bien fundamentadas y están dentro del contenido propuesto, significa que este estudio se justifica y puede ser llevado a la práctica.

B) ELABORACIÓN DEL MARCO TEÓRICO

Implica analizar y exponer las teorías, los enfoques teóricos, las investigaciones y los antecedentes en general para construir un marco conceptual y teórico, que permita mayor profundidad y alcance en el análisis, comprensión y explicación del problema de investigación.
Las funciones del marco teórico se pueden resumir en: ayuda a prevenir errores que se han cometido en otras investigaciones, orienta a cómo se realizará el estudio, amplía el horizonte del estudio, guía al investigador para que se centre en el problema, conduce al enunciado de hipótesis que más adelante se probaran en la realidad, inspira nuevas áreas de investigación y provee de un marco de referencia para interpretar los resultados del estudio. Las etapas que tiene la elaboración de un marco teórico son la revisión de la literatura correspondiente y la adopción de una teoría o desarrollo de una perspectiva teórica. De la revisión de la literatura
Consiste en detectar, obtener y consultar la bibliografía y otros materiales extrayendo y recopilando la información relevante y necesaria. Debe ser selectiva en relación a lo más reciente.

Cabe destacar que existen tres tipos de fuentes de información:
-Fuentes primarias: Es aquel material que se obtiene directamente y proporcionan datos de primera fuente. Por ejemplo: libros, artículos científicos, monografías, tesis, documentos oficiales y otros.
-Fuentes secundarias: Son compilaciones, resúmenes y listados de referencias publicadas o sea son listados de fuentes primarias.
-Fuentes terciarias: Se refieren a documentos que compendian nombres y títulos de revistas u otras publicaciones periódicas, así como los boletines, conferencias, catálogos de libros que contienen referencias y datos bibliográficos.

Una vez localizada la fuente primaria se deben seleccionar las que serán de utilidad para el marco teórico, desechando las que no sirven.
Cuando se consulta bibliografía extranjera se debe tener algunas consideraciones para incluirla en el proyecto, ya que fueron elaboradas en otros contextos y situaciones; lo importante no es rechazarla sino saber utilizarla.
Cuando se realiza la revisión bibliográfica, es indispensable anotar cada referencia completa de donde se extrajo la información, de acuerdo a las normas establecidas.
Para evaluar si se ha hecho una correcta revisión de la literatura y una buena selección de las referencias para formular el marco teórico, es conveniente tener en cuenta los siguientes criterios:
-Si se acudió a un banco de datos.
-Si se solicitó referencias de por lo menos de 5 años atrás.
-Si se consultó por lo menos 4 revistas científicas relacionadas con el tema.
-Si se buscó textos sobre el tema en dos buenas bibliotecas.
-Si se consultó con más de una persona experta en el tema.
-Si no se encontró información en fuentes primarias, se buscó en una fuente terciaria.
-Si se conversó o contactó con algún investigador que haya estudiado en un contexto similar el tema del estudio.